#InSurfWeTrust: trajes de neopreno y muchas risas

No sólo de programación vive el hombre. No, de machine learning tampoco. A veces necesita también vivir de sobaos, cocido lebaniego, o licor de hierbas. Y para bajar todo aquello surfeamos un rato, que para eso fuimos a Cantabria.

Hasta tierras cántabras enviamos, pues, a principios de junio, a nuestros más aguerridos hombres y mujeres para que midieran sus fuerzas y se batieran en duelo con el mismísimo Poseidón, que agitaba su furia salada en forma de espumas y corrientes. (Aunque en otras ocasiones nos hemos atrevido con el barranquismo, torneos de fútbol de alto riesgo, o pádel de alta competición).

Somo fue el lugar elegido para el duelo, y ya de paso, eliminar los excesos de aquellos días y coger algunas olas. Y aunque el sol no hizo acto de presencia por Cantabria ese fin de semana, el buen rollo que caracteriza al equipo Intelygenz irradió luz y risas.

Pertrechados con ukeleles y ganas de pasarlo bien, el viernes dejamos los algoritmos aparcados en la oficina, y tras unas horitas en bus llegamos a nuestro destino, donde el verde mágico (y las rabas, entrecots, y cervezas…) nos recibió.

#InSurfWeTrust

La primera prueba llegó sin embargo el sábado bien temprano, y es que lo de enfundarse en un traje de neopreno a las 9 de la mañana tiene más miga de lo que parece. ¿Queréis un truco? La cremallera va a la espalda, y te puedes aplicar vaselina en el cuello para mayor comodidad.

Tras las explicaciones de los monitores, nuestros amigos de la escuela Koa, nos adentramos por fin en el mar, con el palacio de la Magdalena como escenario de fondo.

Y, aunque muchos de nosotros no lográramos ponernos de pie encima de la tabla, simplemente la sensación de ver la ola llegar, preparar la posición del cuerpo sobre la tabla, comenzar a remar y entrar en movimiento y notar cómo, de repente, te alcanza la ola, te impulsa y te lanza hacia la orilla, con una velocidad y una fuerza que no imaginaste… nos bastó para que las dos horas en el agua se nos pasaran a ritmo de 10 minutos y quisiéramos repetir.

La buena mesa y el buen fútbol (con victoria del Real Madrid en la final de la Champions League) pusieron la guinda a la jornada.

El domingo, tras seguir poniendo en práctica los consejos de los monitores, nos despedimos de la bella Cantabria y emprendimos la vuelta a Madrid.

Si quieres pasarlo bien con nosotros, echa un ojo a las ofertas de trabajo que tenemos. Quizás para la siguiente aventura seas ya todo un Intelygenzer ;).

Mientras tanto… Hasta la próxima, Poseidón.

¿Te gustaría trabajar con nosotros? Genial ¡te esperamos!