DevOps, la agilidad en su máximo exponente

Se avecinan nuevos conceptos. Si ya estamos familiarizados con términos como Machine Learning , AI, o IoT , ahora toca hablar de la filosofía DevOps .

Asociada a procesos de transformación digital, DevOps es una metodología que preconiza básicamente la colaboración y comunicación entre desarrolladores software y administradores de sistemas. Consistiría, grosso modo, en difuminar las fronteras entre development (desarrollo), operations (operaciones), y control de calidad, y fomentar la “globalización” en el desarrollo de software.

El objetivo de aplicar metodología DevOps es el de elaborar productos en menor tiempo y de mayor calidad. La integración y despliegue continuos, automatización de tests, creación de entornos, y monitorización son algunas de las maneras contempladas para llegar al mejor producto.

Surgido en 2008, y adoptado rápidamente por empresas tecnológicas de primer nivel, la aplicación práctica de DevOps ha demostrado reducciones de hasta 50 veces en los tiempos de entrega de software, así como despliegues 30 veces más frecuentes y una tasa de éxito en la gestión de cambios 60 veces superior que en una organización tradicional.

Esto es así porque administradores, ingeniero de sistemas y desarrollador se enfocan en desarrollar tareas como un todo, de principio a fin del proyecto. En este contexto, se difuminan los roles especializados, y la comunicación e interdisciplinariedad cobran un significado nuevo y de mayor peso.

Así pues, para integrar un entorno DevOps, se necesitan ciertas habilidades específicas (scripting, experiencia con herramientas específicas, habilidades comunicativas y para el trabajo en equipo, una cierta visión empresarial y enfoque a resultados, adaptación y motivación…)

Además de obtener un mejor producto en menos tiempo, la metodología DevOps tiene por objetivo poner filosofías ágiles al alcance de la producción.

Pero para seguir profundizando en este concepto necesitamos antes conocer otros, ya que DevOps se apoya en metodología Scrum (marco de desarrollo de software), que integra el conjunto de principios ágiles. Algunos de estos conceptos son el Daily Scrum Meeting (reuniones de máximo 15 minutos), el Product backlog (definición de los pasos que hay que realizar en un proyecto), Sprints (determinado periodo de tiempo en el que el trabajo ha de ser finalizado), Product Owner (el manager del proyecto, que debe guiar al equipo transmitiéndoles la visión global y representar a los stakeholders), Scrum Master (facilitador, o couch, que busca que el equipo haga el mejor trabajo posible), o Lean Management (gestión basada en la mejora constante) entre otras figuras.

Gracias a todos estos elementos se logra mayor flexibilidad y adaptación , aumento de la productividad y calidad , una mayor compenetración con las expectativas del cliente, y en última instancia un equipo más motivado . Ya te hablábamos de todo este proceso en “Metodologías Ágiles, Scrum: errores y recomendaciones ”, una serie de buenas prácticas que seguro te servirán de ayuda a la hora de implementar este marco de trabajo, enfocado a la automatización de procesos.

 

El DevOps, ¿nace o se hace?

Más bien es una filosofía o una cultura colaborativa que una descripción de un puesto de trabajo, aunque numerosas posiciones en DevOps requieren, sin embargo, de un perfil: ciencias de la computación, testeo de calidad, arquitectura de sistemas, diseño de software, Platform Engineer, Site Reliability Engineer (SRE), o ingeniero de Automatización. Se trata, en definitiva, de un híbrido entre administrador de sistemas y programador.

Además, la filosofía DevOps también conlleva asociado el conocimiento de determinados programas y herramientas (containers, OpenShifts, Ansible, Puppet…) y un compendio de requisitos que permiten a este profesional contar con una visión holística de su entorno técnico.

Perfil DevOps, en busca y captura

¿A qué se debe que este perfil esté ganando tanta notoriedad, y se esté convirtiendo en uno de los más demandados por los departamentos de recursos humanos (las menciones a esta cualidad aumentaron en un 50% entre 2012 y 2013 en LinkedIn)? Puede que se deba a su alto rendimiento. En el informe publicado en 2016 sobre el estado de esta metodología, se recogieron cifras como 3 veces menos de fallos en su trabajo, y una velocidad de subsanación de los errores hasta 24 veces más rápida. La predictibilidad del rendimiento del software aumenta, por otro lado, en un 99%. Además, hace que los nuevos negocios crezcan hasta un 63% y que la productividad aumente en general en un 45%.

Pero no sólo beneficios tangibles aportan los perfiles DevOps, sino que el compromiso de los empleados , más transparencia, y una mayor satisfacción del cliente son otros de los efectos percibidos, como refleja otro estudio.

Empresas como Hewlett Packard Enterprise (HPE), Amazon, o BlaBlaCar son ya seguidores de esta metodología.

En Intelygenz hemos apostado también por la adopción de la cultura DevOps, y no sólo contratamos profesionales con este perfil (comprueba aquí nuestras ofertas) sino que damos un paso más y hemos lanzado el ‘Máster in DevOps Engineer’.

Gracias a nuestro ‘Máster in DevOps Engineer’ , el alumno aprenderá a diseñar la mejor solución arquitectónica en términos de coste, seguridad, y rendimiento según los requisitos del sistema, saber desplegar/administrar los principales entornos de virtualización y contenedores, o saber analizar un sistema en producción a fin de evitar vulnerabilidades y corregir errores, entre otras nociones. Infórmate aquí  y despliega tu carrera!

¿Te gustaría trabajar con nosotros? Genial ¡te esperamos!